Title Image

Blog

LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR DE LA RODILLA. FASES DE LA REHABILITACIÓN

Principalmente hay un desgarro del ligamento, que puede ser parcial o completo. Las lesiones de este ligamento se suelen producir por deportes con cambios de ritmo, saltos, etc.
Comúnmente se escucha un chasquido que conlleva una imposibilidad de seguir con la práctica deportiva.

Según la gravedad el tratamiento tiene varias fases por las que deberá pasar el deportista, que incluyen desde el reposo hasta el fortalecimiento para recuperar la musculatura perdida. En este blog vamos a desglosar estas fases para que queden claras.

Hay que tener en cuenta los procesos de cicatrización de los tejidos, para poder avanzar de forma segura en la recuperación y seguir una serie de requisitos basados en la experiencia y evidencia como son:

• Rango de movilidad
• Control de la alineación del miembro
• Calidad del movimiento
• Fuerza

La fecha marcada generalmente para empezar a correr es a partir de los 3 meses de la operación, tanto si es por HTH o por T2 o T4.
Durante los primeros 3 meses el fisioterapeuta deberá marcarse como objetivo casi desde el primer día mantener el tono muscular del miembro inferior afectado, a través de ejercicios isométricos, además de realizar técnicas antiinflamatorias, como bolsas de hielo (coldpack).

A partir del 10º día en primer lugar hay que disminuir la inflamación de la rodilla, para aliviar el dolor y aumentar el rango de movilidad de la rótula y rodilla. Es importante conseguir una extensión completa de rodilla, para tener una marcha dinámica y adecuada para retirar la muleta del miembro afecto.

De la 3º a la 6º semana hay que eliminar la inflamación para conseguir una marcha funcional y seguir ganando movilidad articular hasta al menos 130º, y tonificación muscular en cadena cinética abierta.

A partir de la 6º semana hay que realizar trabajo propioceptivo con el fisioterapeuta en cadena cinética cerrada, y conseguir una movilidad articular completa.

A partir de la 8º semana se puede comenzar a trabajar en bicicleta estática, y empezar a potenciar la musculatura.

A partir de la 12º semana comenzar con carrera continua y potenciación muscular mas intensa siempre respetando las fases de cicatrización de la plastia.

A partir de la 16º semana en caso de ser deportista se puede volver poco a poco a la actividad deportiva, con ejercicios mas analíticos del deporte que se practique y trabajando mucho la propiocepción para prevenir recidivas.

Son plazos orientativos y en cada paciente va a depender la buena cicatrización del ligamento, de la edad del paciente y de cómo haya entrado en la operación.

Bibliografía:

• Van Melick N, Van Cingel REH, Brooijmans F, Neeter C, Van Tienen T, Hullegie W, et al. Evidence-based clinical practice update: Practice guidelines for anterior cruciate ligament rehabilitation based on a systematic review and multidisciplinary consensus. Br J Sports Med. 2016;50(24):1506–15

• Perriman A, Leahy E, Semciw AI. The Effect of Open- Versus Closed-Kinetic-Chain Exercises on Anterior Tibial Laxity, Strength, and Function Following Anterior Cruciate Ligament Reconstruction: A Systematic Review and Meta-analysis. J Orthop Sport Phys Ther [Internet]. 2018;48(7):552–66. Available from: https://www.jospt.org/doi/10.2519/jospt.2018.7656

Contacto